Estimulación cerebral eléctrica y vínculo entre la fibromialgia y la actividad cerebral

Cómo funciona la estimulación cerebral eléctrica para aliviar el dolor

La fibromialgia es tan misteriosa como dolorosa. Tanto los expertos como los pacientes han tenido problemas con las incógnitas detrás del trastorno y las opciones de tratamiento son limitadas. Afortunadamente, el misterio que frustra a muchos también ha llevado a algunas investigaciones pioneras en fibromialgia: un estudio reciente muestra que el dolor y la incomodidad probablemente se originan en el cerebro, y estos síntomas podrían corregirse con un nuevo enfoque electrónico llamado estimulación cerebral eléctrica. .

El vínculo entre la fibromialgia y la actividad cerebral

Los resultados de un reciente estudio francés han confirmado la sospecha de que los síntomas de la fibromialgia se pueden rastrear a problemas en el cerebro. Más importante aún, la investigación ha descubierto una nueva técnica no invasiva que podría ayudar a los pacientes con fibromialgia a vivir de una manera mucho más cómoda.

La técnica llamada estimulación magnética transcraneal utiliza una tapa con electrodos para enviar cargas eléctricas específicas a puntos específicos en el cerebro, que estimulan el metabolismo cerebral. Ese impulso metabólico puede corregir anormalidades en los centros de dolor y emoción del cerebro y, a su vez, disminuir los síntomas dolorosos.

Estos hallazgos son importantes, no solo porque la fibromialgia es tan difícil de tratar, sino porque a menudo se la considera un trastorno mental en lugar de físico. Ahora que hay pruebas de una fuente física, se puede prestar más atención a un tratamiento físico más avanzado y específico.

Posibles beneficios de la estimulación cerebral eléctrica

El alivio del dolor  es el objetivo obvio, pero existen recompensas más específicas que la estimulación eléctrica del cerebro podría aportar a los pacientes con fibromialgia, como por ejemplo:

  • Disminución de la fatiga
  • Menos depresión
  • Mejores estados emocionales
  • Aumento de la sociabilidad
  • Mejor rendimiento laboral
  • Menos episodios de ira y ansiedad

Aunque su dolor no fue necesariamente erradicado, muchos pacientes experimentaron una gran mejoría en su calidad de vida e interacciones sociales. Esos cambios positivos en el estado de ánimo se reflejaron en las imágenes del cerebro (tomografías por emisión de positrones) que se tomaron después del tratamiento: ciertas áreas del cerebro se modificaron visiblemente con la estimulación electrónica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *