11 Recetas para combatir los síntomas de la fibromialgia

A pesar de que no existe un plan de dieta milagrosa para los síntomas dolorosos de la fibromialgia, no debe subestimar el efecto que su dieta puede tener en sus niveles de energía día a día. Recuerde, comer una dieta limpia y saludable respalda su sistema inmunológico, lo ayuda a mantener un peso saludable y puede ayudar a combatir la inflamación en el cuerpo.

Entonces, ¿qué deberías incluir en tu plato? Aquí hay 11 ideas de recetas sanas y deliciosas para que comiences.

1. Tortilla de hongos Shitake

Esta deliciosa comida hecha con hongos shitake, cebolla roja y huevos es una gran fuente de proteína. Te da una dosis doble de vitamina D. ¡Disfrútala para el desayuno y nuevamente para la cena!

Obtén la receta

2. Tostada de huevo de aguacate

Esta tostada fácil de hacer se puede tomar para el desayuno, el almuerzo o como un refrigerio saludable. Continúa y amplía con una pizca de Cayena, una especia que se cree que tiene habilidades naturales para combatir el dolor. Asegúrate de usar pan sin gluten si eres intolerante al gluten.

Obtén la receta

3. Sopa de curación de fibromialgia

La cúrcuma en esta sopa calmante y calmante ayuda a reducir la inflamación y el dolor articular. Sin embargo, no debes comer esta sopa si tomas anticoagulantes. Tanto la cúrcuma como el jengibre son anticoagulantes naturales.

Obtén la receta

4. Honey-Dijon esmaltado salmón

El salmón silvestre es una buena fuente de ácidos grasos omega-3, que pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor articular. Para esta receta, un glaseado de miel, mostaza de Dijon y jugo de limón se vierte sobre un filete de salmón fresco antes de asar.

Obtén la receta

5. Batatas rellenas sanas

Toma las batatas de azucaradas a sabrosas con esta receta. Rematado con brócoli, crema agria ligera y queso mozzarella, estas papas hacen una comida rápida entre semana cuando están acompañadas de una ensalada verde.

Obtén la receta

6. Seta stroganoff

Este cremoso stroganoff está hecho con caldo de verduras, champiñones y vino blanco. Hazlo más saludable usando crema agria baja en grasa y sírvelo sobre pasta de lentejas o frijoles altos en fibra en lugar de pasta común o arroz blanco. Sustituya el queso crema vegano por la crema agria si tiene intolerancia a los lácteos.

Obtén la receta

7. Hamburguesas de frijoles negros de Baja

La fibra es esencial para los intestinos sanos, los movimientos intestinales normales y la saciedad para controlar el peso. Los frijoles negros y la harina de lino en esta receta son ricos en fibra. Las hamburguesas están repletas de otros ingredientes saludables, como pimientos, champiñones y maíz.

Obtén la receta

8. Pollo de nuez de manzana cremosa y especiada

Esta cena limpia y libre de lácteos está hecha en una sartén. Sin embargo, la leche de coco tiene un alto contenido de grasas saturadas y calorías, así que asegúrese de combinar este plato con muchas verduras.

Obtén la receta

9. Ensalada de garbanzo de Oriente Medio

Los garbanzos son ricos en proteínas y fibra. Esta receta combina garbanzos con pepinos, tomates y pimientos frescos. La menta fresca, el queso feta y una vinagreta de albahaca y limón toman el plato de básico a brillante.

Obtén la receta

10. Ensalada de pollo de aguacate de fresa

Las fresas son antiinflamatorias y contienen una gran cantidad de vitamina C. Esta sabrosa ensalada es una fusión de fresas frescas, rodajas de aguacate y pollo a la parrilla encima de una cama de espinacas baby. El queso feta desmenuzado, las nueces y una vinagreta balsámica casera le dan un sabor extra.

11. Sopa de pollo con limón y estragón

La sopa es deliciosa en cualquier momento, pero es especialmente reconfortante cuando no te sientes bien. Esta receta de sopa de pollo se desvía de la receta tradicional mediante el uso de pasta orzo en lugar de fideos de huevo. Asegúrate de tomar el orzo de trigo integral para obtener más fibra. El perfil de sabor único de la sopa proviene de estragón fresco y piel de limón.

Obtén la receta

Línea de fondo

Una estrategia de alimentación que funcione para una persona con fibromialgia puede no funcionar para otra. Por ejemplo, algunas personas pueden ser sensibles al gluten, mientras que otras pueden ser sensibles a las verduras o productos lácteos. Si tiene problemas intestinales relacionados con la fibromialgia, es posible que necesite comer más fibra, reequilibrar su flora intestinal con probióticos o seguir una dieta baja en FODMAP o una dieta de eliminación.

Cuando pruebe nuevas recetas, preste atención a cómo responde su cuerpo. Mantenga un diario de alimentos para ayudarlo a determinar qué alimentos alivian sus síntomas y qué alimentos los desencadenan. Trabaje con su médico o un dietista para ayudarlo a perder peso o cree un plan de alimentación específico para su situación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *